Discurso del Presidente del CGBA en la celebración del 40º aniversario de la institución

Plan promocional natatorio temporada 2019-2020
16 julio, 2019
Saludo del Presidente de la RAG al Centro Galicia de Buenos Aires con motivo de su 40º aniversario
29 julio, 2019

Discurso del Presidente del CGBA en la celebración del 40º aniversario de la institución

Autoridades; señoras y señores:

«Yo creo –decía Galeano- que fuimos nacidos hijos de los días, porque cada día tiene una historia y nosotros somos las historias que vivimos». Permítanme que inicie mi intervención con este pensamiento de Eduardo Galeano y que lo haga propio para enmarcar el aniversario que hoy celebramos.

En 1979, mientras la Galicia administrativa se preparaba para insertarse en el Estado Autonómico que hoy conocemos y que mucho debe al exilio, en esta ciudad se consolidaba la unión de los 4 centros provinciales de la que surgiría nuestra entidad.

Un año después, el 25 de julio, el primer presidente de la institución, Darío Lamazares Pena, ante un auditorio abarrotado y con la presencia –entre otros– de Ramón Piñeiro, pronunciaba un ferviente discurso en el que apuntaba la relevancia que tenía dicha consecución. Decía, don Darío: “… estamos celebrando uno de los acontecimientos más importantes y transcendentales en la trayectoria de nuestra colectividad. Un acontecimiento, estoy seguro, que ha de marcar un punto de partida en la nueva historia de Galicia que se está escribiendo con muchos esfuerzos, con incomprensiones y también con buenos deseos”[1].

Efectivamente, este Centro Galicia, fruto del trabajo mancomunado de gallegos emigrados a esta nación que nos acoge, sigue su camino conjugando, con proyectos y realizaciones, las aspiraciones de los que nos dejaron y de los que hoy estamos para erigir un futuro venturoso. Es de justicia que se reivindique el legado de tanta gente y se inscriban estas palabras en un presente sólido edificado con el esfuerzo de  nuestros asociados de todos los tiempos.

Tenemos aquí a José López Pin  presidente del Centro Lucense al iniciarse el proceso que él mismo promovió y recordamos con profundo sentimiento de agradecimiento a Álvaro Campos presidente de la Asociación Gallega resultado de la fusión de los Centros Coruñés y Pontevedrés, de Antonio Gómez presidente del Centro Ourensano y a Darío Lamazares presidente del Centro Lucense al concretarse la unidad y primer presidente del Centro Galicia.

Veamos lo hecho: en la presidencia de Darío Lamazares se compró este solar de la sede y el colegio Santiago Apóstol. Nada menos que 4.000 m2. En la presidencia de Avelino Garcia Melle, durante sus tres mandatos, se iniciaron las obras de este conjunto edilicio avanzando hasta la totalidad de su estructura. En la presidencia de Manuel Peleteiro se inauguró el Colegio Santiago Apóstol, tal vez y sin el tal vez, la obra más trascendente de cara al fututo y hoy una fantástica realidad. En la presidencia de Rafael Patiño se iniciaron obras en varios sectores y se inauguró la piscina climatizada, habiendo superado muy exitosamente la crisis del 2001. En la presidencia de Héctor Fernández se inauguró el gimnasio Keltia y se cumplió un objetivo importantísimo como fue finalizar esta sede social. En las gestiones posteriores, había llegado la hora del Campo “Galicia” de Olivos, se construyó un modélico pabellón deportivo, se modernizó el antiguo gimnasio, se ampliaron y modernizaron los quinchos, se cubrieron parrillas, colocación de césped sintético, iluminación LED en varios sectores, se instalaron dos ascensores y varias obras y mejoras más.

Ha sido y es fruto del legado recibido. Nuestros fundadores nos enseñaron a soñar convencidos de que los sueños de hoy habrían de ser la realidad del mañana. Nos enseñaron a tener rumbo y a tener visión de largo plazo. Y nos dijeron con sabiduría, a la hora de imaginar el futuro sean innovadores y creativos, a la hora de decidir sean responsables, a la hora de ejecutar sean eficientes.

Nuestras gentes, queridos amigos, llevan un ADN pleno de honestidad, trabajo y humildad, notas perennes de nuestro pentagrama y, por ello, nuestra institución habrá de sostener el rumbo de sus fundadores que tiene a Galicia como eje y la honre transmitiendo su cultura, sello de nuestra identidad en esta noble Nación Argentina.

Ya lo decía Julio Cortázar: “La cultura es un ejercicio profundo de la identidad”.

Muchas gracias.

[1] Periódico Mundo Gallego; Buenos Aires, julio-agosto-septiembre de 1980, página 3.